Lunes, 28 Marzo 2016 09:46

La curiosidad: el motor de todas las cosas

Valora este artículo
(0 votos)

Aseguraba Albert Einstein que él, el físico más popular del siglo XX, carecía de ningún talento especial. “Sólo soy apasionadamente curioso”.

La curiosidad es el valor que nos lleva a descubrir cosas nuevas, capaz de imponerse a obstáculos como el miedo al fracaso y lo que proporciona la motivación para encontrar respuestas. Es el laboratorio natural del ser humano, una cualidad innata. Por eso la pregunta que más repiten los niños es “¿por qué?”. Sin embargo, existen múltiples factores que pueden inhibirla: el narcisismo (creer que lo sabes todo), un excesivo miedo a lo desconocido, la presión o la falta de pasión en lo que se hace, que nos lleva a trabajar de un modo mecánico, ajenos a los estímulos que nos rodean.

Para recuperar ese espíritu aventurero del que las obligaciones, la rutina y el estrés nos hacen desprendernos, es necesario reservar un tiempo a la experimentación, igual que lo haces para el desayuno. Proponte hacer algo diferente cada día y reflexiona sobre ello antes de ir a dormir. Escucha todo lo que tengan que decirte y abre los ojos a lo que hay a tu alrededor. Pregúntate cada mañana: ¿qué puedo aprender hoy?

¿Qué pasa cuando nos adentramos, con curiosidad y atención, en un ámbito nuevo? En los cursos de verano te damos la oportunidad de hacerlo. Puedes alimentar tus conocimientos en tu campo o ir más allá y adentrarte en lo desconocido. Sé apasionadamente curioso, como Einstein, y ven a pasar unos días con nosotros. Descubriendo y experimentando.

Visto 1853 veces Modificado por última vez en Lunes, 16 Mayo 2016 09:22