Lunes, 11 Septiembre 2017 08:00

Espacios para el arte

Valora este artículo
(0 votos)

En nuestros cursos llevamos el verano realizando un recorrido formativo por las temáticas y materias de más actualidad, siempre desde la senda de una metodología dinámica, a adaptada a las necesidades de un alumnado interactivo e involucrado como es el de nuestros encuentros estivales. La Ciencia, Tecnología, el sector de la empresa y el emprendimiento, materias ligadas a la Sociología y Psicología, o el mundo de las letras no faltan cada verano en la oferta formativa de la UNIA. Y, como no, cada año reservamos su espacio concreto a una disciplina clave, por lo que se supone como medio de expresión y desarrollo del ser humano: el Arte.

"Taller o estudio de un pintor, de un escultor o de un modisto", esa es la acepción que recoge el DRAE para definir un atelier, término de origen francés que en español traducimos, y conocemos de forma más genérica, como "taller". Desde el siglo XIX y hasta la Primera Guerra Mundial, hablar de atelier era hablar de un importante lugar cultural del que manaba una convivencia no solo en el dominio de las artes, sino también en el de la creatividad y el ámbito literario.


En la Historia del Arte Moderno y Contemporáneo, el estudio ha sido para el artista mucho más que un espacio donde desarrollar su creación. El estudio era un laboratorio, un lugar de refugio, un ámbito donde conocer y compartir, un punto de encuentro artístico. En definitiva: una ventana del artista al mundo, y a su mundo. Por eso, relegar el concepto de atelier a la vertiente física, sin tener en cuenta su transfondo intelectual, es reducir en exceso un aspecto fundamental respecto al legado artístico y de pensamiento de que hoy disponemos.

Laboratorios del artistas. El estudio del Siglo XX pone el foco en un elemento ligado a la creación que muchas veces permanece en la sombra, pero que es uno de sus pilares básicos: el dónde. ¿En qué contexto se desarrolla el proceso de creación? Y más aún: ¿cómo es el dónde dentro y en torno al cuál el artista nace y evoluciona como tal?

Teóricos e historiadores del arte y artistas -entre lo que estarán Antonio López o Juan Uslé- trazarán una línea desde la que plantear, analizar y descubrir aspectos y enigmas sobre lo que ha supuesto y es hoy en día ese espacio mágico y desconocido para muchos que es el estudio del artista: el lugar donde se produce la cultura.

Si te mueves por el ámbito artístico o de la estética, tienes una cita con el germen creativo en este interesante curso. Cierra tu verano de la mejor y más completa forma posible: en la UNIA.

Visto 29 veces Modificado por última vez en Martes, 05 Septiembre 2017 13:49