Viernes, 20 Octubre 2017 08:00

¿Qué hacer con todo lo aprendido?

Aunque de forma oficial comenzó hace unas semanas, es ahora, con el cambio en el clima y la reducción de horas de luz, cuando tomamos consciencia de que nos hemos despedido del verano. Con el fin de la estación estival tocó volver a la rutina y dejar una de las épocas del año que más disfrutamos. Para casi todos, es sinónimo de vacaciones y tiempo libre. Muchos, como el alumnado que ha pasado por nuestros cursos de verano, aprovechan además el verano para trabajar su formación, o simplemente para sumergirse en aquella materia que por las obligaciones del día a día se ven obligados a relegar a un segundo plano durante el resto del año.

La formación complementaria es indispensable para reciclarse, diversificar y ampliar conocimientos. Por ello, es fundamental que dediques tiempo a trabajar con todos los contenidos recibidos para que los resultados, después de tu paso por nuestros cursos, sean óptimos.

Organiza. La formación no acaba a la salida del aula, ni una vez concluido un curso. Todo lo contrario: ese es el punto de partida. Después, hay por delante la tarea de organizar la información, para que su utilidad sea máxima, tanto en el presente como en el futuro. Te recomendamos que analices, esquematices y ordenes el material, además de archivarlo para próximos usos. Puede resultar una tarea ardua, pero con el tiempo te alegrarás del tiempo que le has dedicado.

Prioriza. Como sostiene el dicho, el saber no ocupa lugar. No obstante, sí que hay que poner cada contenido en su lugar, y establecer prioridades. En este sentido, tú mismo, desde el conocimiento de tu formación particular y tus objetivos, sabes mejor que nadie a qué aspectos dar mayor importancia, a cuáles regresar, o cuáles tomar como punto de partida hacia nuevos objetivos.

Relaciona. La formación complementaria sirve, de forma fundamental, para ampliar tu radio de acción dentro de tu campo de referencia. Por ello, toma tu trayectoria como una construcción en la que los cimientos son tu formación y conocimientos previos, sobre los que irás levantando y entrelazando nuevos conceptos.

Interioriza. No te quedes en la superficie, ve más allá. Emplea el tiempo necesario en estudiar y asimilar las lecciones recibidas, porque solo de esa forma podrás sacar el máximo provecho de ellas: es una inversión de tiempo y esfuerzo con recompensa garantizada.

¡Sigue avanzando! La formación es un ente orgánico en continua evolución, que hay que cuidar para que no marchite. Por eso, mantenerse activo y alimentar la inquietud por aprender son cruciales para oxigenar nuestra mente y, en definitiva, a nosotros mismos. ¿Y qué mejor forma de hacerlo que a través de una dinámica formativa práctica e innovadora como la que mantenemos en la UNIA?

El próximo verano, te esperamos de nuevos en nuestros Campus: espacios vivos y rebosantes de conocimiento y experiencias que compartir. ¡El verano se vive en la UNIA!

 

Publicado en cursos de verano
Miércoles, 28 Junio 2017 08:00

Cultiva tu lado emprendedor

Es innegable: el emprendimiento ha llegado para quedarse. La tesitura de los últimos años, con un escenario económico complejo y los campos en los ritmos de trabajo provocados, en gran medida, por el movimiento tecnológico, han hecho que sean muchos los que hayan optado por lanzarse a la piscina de diy profesional. Para algunos, ha sido una opción de mantenerse a flote en lo laboral. Otros, sin embargo, han optado por emprender desde una necesidad de reciclaje personal. Sea como sea, lo cierto es que hay algo que los une a todos: su espíritu aventurero.

Porque crear una empresa propia no es algo sencillo. Es un viaje lleno de mareas, en el que, además, hay que hacer frente a una salvaje competencia. Por eso, aunque es un buen punto de partida, no basta con ser arriesgado. Un buen emprendedor ha de reunir, pero también trabajar cualidades y seguir pautas que serán las que garanticen tu estabilidad y faciliten su éxito. Algo así como un “ser del Renacimiento” del siglo XXI.

Mira a tu alrededor. El mundo está ahí fuera. Las oportunidades, también. Ten siempre los ojos y la mente abiertos a cualquier estímulo que se te presente, porque ahí puede estar la chispa que dé comienzo al cambio.

Relaciónate. El ámbito laboral actual se rige por las alianzas y colaboraciones de trabajo. Por eso, te recomendamos que vengas a nuestros cursos con los saté lites en ó rbita porque, al margen de todo lo que te vas a llevar a nivel formativo en la mochila, puedes sacar provecho profesional de tu paso por la UNIA. ¿Y si esa persona que se sienta a tu lado o con la que te cruzas en la residencia acaba convirtiéndose en un nuevo proyecto?

Sentido del orden... En el terreno del emprendimiento, lo aleatorio se queda al margen. Una buena planificación te ayudará a prevenir y estar preparado ante cualquier adversidad. Y créenos, van a surgir. Investiga, planea y organiza tus hábitos propios como emprendedor.

...y sentido del equilibrio. Es fundamental que te tomes en serio lo que haces, pero no pierdas de vista tus pasiones. Porque de nada invertir esfuerzo y tiempo si no es en algo que te motive. Si no disfrutas, con el tiempo se acabará reflejando en los resultados.

Invierte en ti mismo. Tu trabajo, por mucho que te guste, no es lo primero. Lo primero eres tú. Por eso, de vez en cuando es necesario salirse de tu ruta laboral y dedicar un tiempo a aquel campo o afición que, en el día a día, relegas a un segundo plano. Cuando nos adentramos, con curiosidad y atención, en un ámbito nuevo, nuestra creatividad se dispara. En los cursos de verano te damos la oportunidad de hacerlo.


Sigue formándote. Aún no sabes nada.
No pierdas tu curiosidad, porque es el motor de todas las cosas. La frenética velocidad con que se suceden los cambios, muy marcada para algunos ámbitos, como el tecnológico, hacen necesario que sigas en una continua actualización de conocimientos. Desde la UNIA, además, ponemos en valor, las posibilidades que tiene la formación complementaria como alimento para el espíritu crítico y el crecimiento personal.


En nuestros Cursos de Verano encontrarás el escenario perfecto en que disfrutar de una opción formativa cuidada y completa en un ámbito que invita a la creatividad, a conocer y a desconectar, pero sobre todo, a re-conectar. ¡Este verano, apúntate a la UNIA

Publicado en cursos de verano
Lunes, 13 Junio 2016 09:00

A vueltas con el mundo

Seguir la estela de un mundo en continuo cambio puede ser muy difícil. En la UNIA no queremos bajar la guardia ante los nuevos retos de la sociedad, y por eso incluimos en nuestra oferta de cursos de verano oportunidades de formación y aprendizaje que pueden servir para detonar esos cambios tan inevitables como necesarios.

Sin duda, uno de los acontecimientos que más ha conmocionado y sobre el que más se ha escrito en los últimos meses son los movimientos de refugiados. No queremos dejar de lado esa realidad, y por eso vamos a acercarnos de forma directa a ella a través del curso Asistencia sanitaria en crisis humanitarias. La crisis de los refugiados en Europa y Oriente Medio”. Precisamente, el estado bélico en Siria y el terrorismo islámico, junto con la tensión que se vive en zonas de Asia y la guerra en Ucrania siguen siendo los puntos cálidos de conflictividad en la actualidad. El curso “Mundo contemporáneo, cultura de paz y conflictos internacionales” abordará este panorama desde un análisis multidisciplinar de las claves fundamentales que lo envuelven.

La economía es el otro gran eje sobre el que se mueve el mundo actual. Es importante saber cómo sigue afectando la crisis al desarrollo económico y los cambios en el entorno laboral que de ello derivan. En la UNIA no sólo abrimos los ojos a lo que ha sucedido y sucede, también estamos pendientes de lo que está por suceder. La existencia de un panorama que se mueve a velocidad vertiginosa hace necesario ahondar sobre el espíritu de emprendimiento. En “Emprender desde la comunicación y la innovación social. Co-crea, co-munica, co-mprende” y Lo esencial para Emprender” nos acercaremos a cómo reinventarse e innovar para estar a la altura del ritmo coyuntural.

Seguro que has oído hablar del ‘techo de cristal’ o ‘suelo pegajoso’. Son expresiones asociadas a la situación discriminatoria que sufre la mujer en su carrera laboral y en la sociedad en general. Surgieron hace años pero, lamentablemente, aún siguen estando muy presentes como realidad. Por eso resultan muy necesarios cursos como “El mismo juego, nuevas reglas. Liderazgo en femenino”, “La igualdad de género y los medios de comunicación. Análisis, configuración y aportaciones” o “Producir en femenino. Protocolo profesional y social”, en los que enfocar hacia esta situación y abordar formas de afrontarla.

Violencia en el entorno escolar, jurisprudencia, comunicación… Si tu ámbito son las ciencias sociales, o simplemente estás interesado en alguno de estos temas, echa un vistazo al amplio listado de cursos de Ciencias Sociales y Económicas. ¿A qué esperas para matricularte? El curso que buscabas te está esperando este verano en la UNIA.

Publicado en cursos de verano
Lunes, 04 Abril 2016 12:11

Claves para el éxito formativo

Para garantizar la excelencia de cualquier experiencia formativa es esencial realizar previamente un profundo ejercicio de reflexión. ¿Cuáles son las claves para que el esfuerzo de enseñar, por un lado, y de aprender, por otro, dé sus frutos?

En el caso de los docentes que imparten sus cursos de verano en la Universidad Internacional de Andalucía, este ejercicio pasa por decidir y defender los contenidos de su apuesta formativa. Para ello es imprescindible pensar en el colectivo al que se dirige: ¿interesará mi curso a un alumno de formación media?; ¿tendrá más sentido para un profesional que busca reinventarse?; ¿debería buscar un equilibrio entre ambas opciones, de modo que el contenido interese a todos?

Sin embargo, no acaba ahí: se trata de un proceso orgánico. El programa debe ser susceptible de adaptarse al perfil de los participantes finales, se correspondan o no con lo que el formador ideó. Para favorecer la aprehensión de los contenidos, es bueno que estos se acompañen no sólo con documentación y bibliografía, también con debates, actividades prácticas y de puesta en común que permitan a los alumnos integrarse en el curso y hacerlo suyo.

¿Y qué hay del otro lado? Por su parte, los alumnos deben aportar principalmente dos cosas: participación y ganas. La experiencia formativa perfecta es aquella en la que tanto el docente como el aprendiz abandonan el aula con la sensación de haber aprovechado el tiempo y, para ello, ambos deben haber aprendido algo nuevo. Quizás no todos los alumnos sean capaces de vencer la timidez en la primera sesión, pero si se logra generar el ambiente adecuado, a base de motivación y confianza, se darán todas las circunstancias para que la comunicación sea efectiva en ambas direcciones y provechosa –e incluso divertida- en cómputo global.

¿Lo lograremos en nuestros próximos cursos de verano? Con la ayuda de nuestros alumnos, seguro que sí. 

 

Publicado en cursos de verano