La inexperiencia es un obstáculo a la hora de encontrar trabajo: hoy por hoy, y en un contexto en el que la demanda de empleo es abundante, muchas empresas exigen unos requisitos desmesurados para ofertas de trabajo que no prometen precisamente las mejores condiciones. Sin trabajo no hay experiencia; sin experiencia, no hay trabajo. ¿Cómo salir de ese círculo vicioso?

1. Formación complementaria: Marca la diferencia en tu currículum estando más al día que tu futuro jefe en los devenires de la materia que os ocupa. No dejes de aprender y de formarte, conviértete en la pieza imprescindible que esa empresa no sabe aún que necesitas. No te conformes e investiga: ienes muchos recursos a tu alcance; por ejemplo, los cursos de verano de la Universidad Internacional de Andalucía.

2. Aprende idiomas: Hablar más de dos idiomas es imprescindible para escalar puestos en cualquier competición laboral. El dominio integral del inglés es básico, pero atrévete además con lenguas demandadas como el chino, el árabe o el alemán.

3. Sé multidisciplinar: Demuestra no sólo que eres el mejor en lo que se te da mejor, también vales para muchas otras cosas y en el marco de esa empresa podrías abarcar distintas áreas según las necesidades. Trata de estar actualizado en todo lo relativo a las nuevas tecnologías.

4. Véndete bien: Mentir en el currículum no sirve para nada. Prueba a ser creativo: explica que esa experiencia que te falta la compensas con tu pasión por el trabajo y que cada una de tus vivencias, aunque no sea estrictamente laboral, te ha hecho aprender y ha fortalecido tu sentido del la responsabilidad y el esfuerzo.

5. Consigue ser recomendado: pídele ayuda a los que han tenido –por ahora- más suerte que tú. Profesores, compañeros... Tendrás mucho ganado si tu entrevistador tiene quien le hable bien de ti. 

 

Publicado en cursos de verano