“Todo gran arquitecto es necesariamente un gran poeta. Debe ser un intérprete de su tiempo, sus días, su edad”. Para el arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright, uno de los considerados como grandes maestros de la arquitectura del siglo XX, el arte de proyectar y construir edificios era una forma propia de concebir la vida: dar forma material a lo inmaterial.

Durante siglos, la arquitectura ha sido una ventana al mundo, un espejo de la progresión social, política, económica y cultural sufrida por la humanidad, reflejada a través del diseño y la evolución de estilos. Los edificios son parte de la Historia, son portadores, creadores y espectadores de hitos y cambios, que permanecen en pie, pero también desaparecen –con su correspondiente simbolismo-, a lo largo de los años.

Nuestro país es cuna de una nutrida y reconocida cantera de profesionales de la arquitectura, cuyos diseños están localizados a lo largo de todo el planeta. Y es que si hay algo que caracterice a la arquitectura es su carácter universal, y su vocación unificadora y de traspasar fronteras. Durante el siglo XIX, esta cualidad globalizadora de la arquitectura ganó presencia a través de diferentes figuras de la arquitectura nacional que, tras su paso por diferentes Universidades estadounidenses, importaron conocimientos y experiencia a su regreso a España.

Siguiendo los pasos del arquitecto José Luis Sert, que abandonó territorio español debido a la dictadura y llegó a ser decano de la Escuela de Diseño de Harvard durante varios años, fueron muchos otros los nombres influyentes de la arquitectura española con paso por centros norteamericanos. Rafael Moneo en la Universidad de Harvard, o figuras más contemporáneas como Iñaki Ábalos, han ocupado cargos de alto prestigio en Estados Unidos, para luego regresar a España. ¿Qué legado han dejado en nuestra arquitectura estas experiencias propias? La academia norteamericana. Un atributo de la arquitectura española es una revisión de la práctica internacional de todos estos arquitectos, y de cómo han revisitado, reconducido y su profesión después de su experiencia al otro lado del océano.

A través de nuestro curso de verano, que se celebrará del 18 al 20 de septiembre en el Campus de la Cartuja de Sevilla analizaremos la significativa transformación producida en la arquitectura española a partir del desarrollo académico y profesional de varios arquitectos españoles en la academia norteamericana. Una cita crucial para profesionales y estudiantes del campo de la arquitectura y el diseño, desde la que poner en valor la internacionalización y el intercambio en el desarrollo creativo y profesional.

Entramos en la recta final del verano, pero en la UNIA aún tenemos por delante interesantes citas formativas. Haz de nuestros cursos un punto de partida para coger fuerza y emprender el camino que traen los próximos meses. ¿A qué esperas para matricularte?

Publicado en cursos de verano
Lunes, 11 Septiembre 2017 08:00

Espacios para el arte

En nuestros cursos llevamos el verano realizando un recorrido formativo por las temáticas y materias de más actualidad, siempre desde la senda de una metodología dinámica, a adaptada a las necesidades de un alumnado interactivo e involucrado como es el de nuestros encuentros estivales. La Ciencia, Tecnología, el sector de la empresa y el emprendimiento, materias ligadas a la Sociología y Psicología, o el mundo de las letras no faltan cada verano en la oferta formativa de la UNIA. Y, como no, cada año reservamos su espacio concreto a una disciplina clave, por lo que se supone como medio de expresión y desarrollo del ser humano: el Arte.

"Taller o estudio de un pintor, de un escultor o de un modisto", esa es la acepción que recoge el DRAE para definir un atelier, término de origen francés que en español traducimos, y conocemos de forma más genérica, como "taller". Desde el siglo XIX y hasta la Primera Guerra Mundial, hablar de atelier era hablar de un importante lugar cultural del que manaba una convivencia no solo en el dominio de las artes, sino también en el de la creatividad y el ámbito literario.


En la Historia del Arte Moderno y Contemporáneo, el estudio ha sido para el artista mucho más que un espacio donde desarrollar su creación. El estudio era un laboratorio, un lugar de refugio, un ámbito donde conocer y compartir, un punto de encuentro artístico. En definitiva: una ventana del artista al mundo, y a su mundo. Por eso, relegar el concepto de atelier a la vertiente física, sin tener en cuenta su transfondo intelectual, es reducir en exceso un aspecto fundamental respecto al legado artístico y de pensamiento de que hoy disponemos.

Laboratorios del artistas. El estudio del Siglo XX pone el foco en un elemento ligado a la creación que muchas veces permanece en la sombra, pero que es uno de sus pilares básicos: el dónde. ¿En qué contexto se desarrolla el proceso de creación? Y más aún: ¿cómo es el dónde dentro y en torno al cuál el artista nace y evoluciona como tal?

Teóricos e historiadores del arte y artistas -entre lo que estarán Antonio López o Juan Uslé- trazarán una línea desde la que plantear, analizar y descubrir aspectos y enigmas sobre lo que ha supuesto y es hoy en día ese espacio mágico y desconocido para muchos que es el estudio del artista: el lugar donde se produce la cultura.

Si te mueves por el ámbito artístico o de la estética, tienes una cita con el germen creativo en este interesante curso. Cierra tu verano de la mejor y más completa forma posible: en la UNIA.

Publicado en cursos de verano
Miércoles, 28 Junio 2017 08:00

Cultiva tu lado emprendedor

Es innegable: el emprendimiento ha llegado para quedarse. La tesitura de los últimos años, con un escenario económico complejo y los campos en los ritmos de trabajo provocados, en gran medida, por el movimiento tecnológico, han hecho que sean muchos los que hayan optado por lanzarse a la piscina de diy profesional. Para algunos, ha sido una opción de mantenerse a flote en lo laboral. Otros, sin embargo, han optado por emprender desde una necesidad de reciclaje personal. Sea como sea, lo cierto es que hay algo que los une a todos: su espíritu aventurero.

Porque crear una empresa propia no es algo sencillo. Es un viaje lleno de mareas, en el que, además, hay que hacer frente a una salvaje competencia. Por eso, aunque es un buen punto de partida, no basta con ser arriesgado. Un buen emprendedor ha de reunir, pero también trabajar cualidades y seguir pautas que serán las que garanticen tu estabilidad y faciliten su éxito. Algo así como un “ser del Renacimiento” del siglo XXI.

Mira a tu alrededor. El mundo está ahí fuera. Las oportunidades, también. Ten siempre los ojos y la mente abiertos a cualquier estímulo que se te presente, porque ahí puede estar la chispa que dé comienzo al cambio.

Relaciónate. El ámbito laboral actual se rige por las alianzas y colaboraciones de trabajo. Por eso, te recomendamos que vengas a nuestros cursos con los saté lites en ó rbita porque, al margen de todo lo que te vas a llevar a nivel formativo en la mochila, puedes sacar provecho profesional de tu paso por la UNIA. ¿Y si esa persona que se sienta a tu lado o con la que te cruzas en la residencia acaba convirtiéndose en un nuevo proyecto?

Sentido del orden... En el terreno del emprendimiento, lo aleatorio se queda al margen. Una buena planificación te ayudará a prevenir y estar preparado ante cualquier adversidad. Y créenos, van a surgir. Investiga, planea y organiza tus hábitos propios como emprendedor.

...y sentido del equilibrio. Es fundamental que te tomes en serio lo que haces, pero no pierdas de vista tus pasiones. Porque de nada invertir esfuerzo y tiempo si no es en algo que te motive. Si no disfrutas, con el tiempo se acabará reflejando en los resultados.

Invierte en ti mismo. Tu trabajo, por mucho que te guste, no es lo primero. Lo primero eres tú. Por eso, de vez en cuando es necesario salirse de tu ruta laboral y dedicar un tiempo a aquel campo o afición que, en el día a día, relegas a un segundo plano. Cuando nos adentramos, con curiosidad y atención, en un ámbito nuevo, nuestra creatividad se dispara. En los cursos de verano te damos la oportunidad de hacerlo.


Sigue formándote. Aún no sabes nada.
No pierdas tu curiosidad, porque es el motor de todas las cosas. La frenética velocidad con que se suceden los cambios, muy marcada para algunos ámbitos, como el tecnológico, hacen necesario que sigas en una continua actualización de conocimientos. Desde la UNIA, además, ponemos en valor, las posibilidades que tiene la formación complementaria como alimento para el espíritu crítico y el crecimiento personal.


En nuestros Cursos de Verano encontrarás el escenario perfecto en que disfrutar de una opción formativa cuidada y completa en un ámbito que invita a la creatividad, a conocer y a desconectar, pero sobre todo, a re-conectar. ¡Este verano, apúntate a la UNIA

Publicado en cursos de verano
Viernes, 15 Julio 2016 09:00

Este verano, conócete en la UNIA


Las reglas del juego han cambiado. La coyuntura económica de los últimos años ha dado paso a cambios en el plano social, y ha llevado también a reestructurar la arquitectura laboral. Cada vez hay más movimiento dentro del ámbito del trabajo. Se acabó el estacionamiento: hay que estar preparados para adaptarse y absorber la nueva situación.

Este nuevo panorama pasa por una ruptura del engranaje tradicional. La crisis ha obligado a muchos a limar su creatividad y sacar brillo a su lado emprendedor, porque era eso o naufragar. Esta situación ha originado el auge del trabajo comunitario, así como de alianzas y colaboraciones. Sea cual sea tu situación, te recomendamos que vengas a nuestros cursos con los satélites en órbita porque, al margen de todo lo que te vas a llevar a nivel formativo en la mochila, puedes sacar provecho profesional de tu paso por la UNIA.

¿Y si esa persona que se sienta a tu lado o con la que te cruzas en la residencia acaba convirtiéndose en una oportunidad de trabajo? Muestra tu apertura por descubrir: empápate de lo que escuches y observes de los demás. No solo profesores, también compañeros de curso, porque todos tenemos una experiencia y conocimientos que compartir.

Pero, por supuesto, no te limites a lo que ocurra durante las clases, ni al plano profesional. Recuerda que los cursos de verano son una experiencia completa que también se disfruta fuera del campus. La oferta cultural que te propone la UNIA pasa por conciertos, exposiciones, proyecciones... un amplio abanico de opciones para que tus horas de ocio sean también un recuerdo único. Así es que saca tu lado más social: tienes mucho que aprender y compartir, y también muchos amigos que conocer en nuestros Cursos de Verano

Publicado en cursos de verano
Lunes, 20 Junio 2016 09:00

Este verano, salte de la ruta

La cercanía del verano nos invita a pensar en relajarnos y disfrutar del tiempo libre, dejando de lado las obligaciones académicas o laborales que nos acompañan durante el resto del año. Sin duda, los meses estivales son idóneos tachar de la lista todos los planes que hemos postergado el resto del año. El buen tiempo nos llena de energía y creatividad para afrontar actividades que nos alejen de nuestra rutina.

Lánzate a explorar nuevos campos. ¿Eres ingeniero pero te encanta leer y todo lo relacionado con el mundo literario? ¿Estás estudiando Música pero eres un apasionado de la temática social? Pues el verano es el momento idóneo para salirte un poco de tu ruta habitual y lanzarte a explorar aquellos campos que tanto te llaman la atención y a los que quizás relegas a un segundo plano por falta de tiempo.

Un poco de aire fresco te ayudará a afrontar con más fuerza los retos del próximo curso. La inspiración puede estar donde menos te la esperes. A veces, dejarse llevar nos sitúa en el punto necesario para vislumbrar el futuro con otra perspectiva y encontrar la motivación que estábamos buscando. Porque nunca sabes dónde puede estar la chispa que te haga encontrar tu verdadero camino, no tengas miedo a desviarte. ¿Y si de una inquietud nace tu verdadera vocación.

En la UNIA somos conscientes de la amplitud de necesidades e inquietudes formativas de nuestro alumnado, y para satisfacerlas ofrecemos una dilatada y variada oferta académica. Piensa en el verano más allá de como sinónimo de días largos y horas de sol, y aprovéchalo para crecer aprendiendo.

Publicado en cursos de verano